El Poder de los Medios

0
42
Balletin Dance . julio 2018 (Año 25 - Nº 277)

Durante los últimos dos meses, los dos diarios argentinos de mayor circulación de nuestro país, publicaron diversas notas e investigaciones referidas al paradero de la Ley de Mecenazgo de la ciudad de Buenos Aires, y a la nonata norma a nivel federal

 

Es cierto, este año se demoró la apertura de convocatorias en varios subsidios y ayudas financieras del gobierno porteño. Su excusa: el cambio de Ministro de Cultura, que venía a replantear los programas estatales y la renovación tecnológica en todas las áreas de gobierno. Así, fueron abriéndose lentamente las diferentes líneas de subsidios, con montos no equiparables a la inflación, pero nada se decía respecto a la Ley de Mecenazgo, cuya convocatoria del año pasado aún no se había terminado de evaluar.

Al comenzar a publicarse los artículos periodísticos referidos a esta situación, el gobierno porteño accionó. Aunque entre pasillos se rumoreaba, desde comienzos de año, que no se ejecutaría Mecenazgo este año… pronto se anunciaron a los pocos ganadores 2017, en un acto con funcionarios y posibles empresas patrocinadoras, y se informó que la apertura de la convocatoria 2018 sería en julio (pero con una ley revisionada).

Ya sobre fin de mes, una investigación muy completa firmada por Alejandro Cruz y Bianca Pallaro, dejó boquiabierto a más de uno (https://goo.gl/cYzEvu), no porque traigan a la luz cuestiones desconocidas, sino porque verlas todas juntas, espanta un poco.

Esta ley porteña, con casi una década de existencia, consiste en que aquellas entidades o personas que tributan Ingresos Brutos, pueden derivar un porcentaje del impuesto a proyectos culturales que fueron aprobados por un comité de expertos.

Por otro lado, el actual gobierno nacional se encuentra en pleno proceso de recortes presupuestarios en todas las carteras, incluida cultura. Son épocas de negociaciones con el FMI. El periodista Nicolás Wiñazki, publicó un anticipo de las nuevas estrategias que quitarían varios millones a organismos como el Teatro Cervantes y la Biblioteca Nacional, al punto de impedir su normal funcionamiento.

Y aquella ley de mecenazgo federal que se había anunciado en diciembre de 2015 (ver Balletin Dance Nº 250, enero de 2016), nunca se concretó. También entre pasillos se rumorea, que la posibilidad de su nacimiento ya fue desechada.

Para peor, la tremenda devaluación del mes pasado del peso argentino, trasladó el aumento del dólar a todos los eslabones de las cadenas de cualquier actividad. Las artes escénicas se ven muy comprometidas, por la dificultad de sumar a los abruptos aumentos de servicios (gas, electricidad, agua, impuestos inmobiliarios y provinciales) las nuevas tarifas propias del quehacer teatral. Organizar hoy una gira nacional, es una epopeya. Estos aumentos, claro, son imposibles de trasladar a las entradas para los espectáculos, porque además la venta de tickets descendió considerablemente. Por eso desde las diferentes asociaciones del quehacer escénico, llaman a la población para asistir al teatro, con campañas publicitarias en redes y televisión.


Cuando salía esta revista de imprenta, Mecenazgo ya había abierto la inscripción de postulaciones 2018: http://www.buenosaires.gob.ar/cultura/mecenazgo