De Jujuy a Tierra del Fuego

0
51
Maestros varones este invierno porteño. Foto: Gastón Parravicini

Para calentar el invierno a ritmo oriental, Buenos Aires tiene un festival que apuesta por segunda vez, a maestros masculinos: el Winter Dance Festival que tuvo lugar del 3 al 5 de agosto en el Teatro San José

Llegaron a Buenos Aires, la estrella Wael Mansour desde Egipto, Cesar Isaurralde desde México e Igor Kischka desde Brasil. Y los locales, Yamil Annum, Jonathan Palermo, Hernan Soleiman (dabke) y Brian Brandán (percusión). Siete varones que dictaron clases y bailaron en la sexta edición del Winter Dance Festival de Mayra Huzyd, cuyo sueño es tener estudiantes desde Jujuy a Tierra del Fuego.

En entrevista con Balletin Dance, Huzyd, habló con entusiasmo de sus invitados. Recordó que la primera edición del festival fue un encuentro coreográfico de escuelas de danza árabe (2013). En el segundo año, implementó talleres invitando a los varones de la danza árabe, con la sorpresa de casi 200 inscripciones. Lo interesante es el hecho de que, si la danza oriental es tradicionalmente realizada por mujeres, ¿cómo es que hay profesionales hombres? Es menester un poco de historia.

En 1834 el gobernador egipcio Mohamed Ali, desterró a las gawazee (bailarinas de origen gitano) de El Cairo, bajo cargo de causadoras de disturbios. No contentos con la medida o desconociéndola, nativos y extranjeros seguían buscando danza para entretenerse. Rápidamente surgieron los khowals, varones que dominaban el arte de la danza del vientre y se travestían para entretener al público. Encontramos ejemplos similares en países tan distantes como Marruecos e Irán. Un siglo después, con los movimientos políticos en Medio Oriente, varios artistas migraron a Occidente, donde dictaron clases de sus danzas nativas a mujeres europeas y americanas. Buenos ejemplos de esto fueron Shokry Mohamed en España e Ibrahim Farrah en Estados Unidos. En las últimas décadas, la aparición de bailarines medio orientales, en eventos internacionales es cada vez mayor. Por estas tierras, bajo la influencia de Horacio Cifuentes y John Compton, a fines del siglo pasado, se consolidaron algunos varones en este arte femenino.

Huzyd, con sus viajes, fue descubriendo a quienes hacen parte de su Winter Festival. La forma en que los convoca es simple: que sean buenos profesores/as. Desde el principio, el motor fue darles a sus alumnas una oportunidad más de aprendizaje. No sólo es importante que sean tendencia en el medio de la danza oriental: tienen que dejar una enseñanza real. Con la concurrencia de sus alumnas del interior y exterior “El Winter” fue creciendo, al punto que las escuelas lo toman como viaje de estudios, una oportunidad de compartir y divertirse.

En 2018, participaron escuelas de México, Ecuador, Perú, Chile, Brasil, Venezuela y claro, de provincias de norte a sur de Argentina (en 9 clases grupales de casi 400 inscriptos entre alumnos y profesores, 2 master class para profesores, competencia con casi 300 cuadros y 2 galas de maestros y escuelas), durante tres jornadas de frío y danza árabe.

Para Mayra Huzyd y su equipo, es fundamental brindar la atención profesional y humana tanto a maestros como a participantes. “Dale calor al invierno, con tu pasión por la danza” es su lema.

Artículo anteriorGiselle
Artículo siguienteMarruecos
Paula Lena
Licenciada y profesora de Historia – PUC Minas Gerais, Brasil. Estudió danza clásica, contemporánea, danza teatro, composición coreográfica, tango y actuación. Desde 1989 dedicada a la danza del vientre y danzas orientales folklóricas femeninas, formada por maestros nativos de Medio Oriente. Practica Giro Sufi desde 2006 y desde 2009 es discípula de la Orden Sufí Naqshabandiya. Dicta talleres en su propio estudio y en Brasil, Uruguay, Chile, Portugal y España. Ha publicado artículos en diferentes medios gráficos y digitales, sobre su investigación en historia y técnica de la danza árabe femenina.