Soy Bailaora de Arte y Temperamento

0
169
Manuela Carrasco: baile por sole√°. Foto: gentileza Bienal de Sevilla

En Sevilla está lloviendo y me apresuro a cruzar el puente de Triana porque al otro lado una de las referentes del baile flamenco gitano espera: Manuela Carrasco. Ganadora del Premio Nacional de Danzas (2007) y de varios otros, con una notable carrera artística, se hace unos minutos para dialogar con Balletin Dance

 

Hablar de Manuela Carrasco es hablar del baile por sole√°. ‚ÄúEse palo es m√≠o nato. Bailo diferente a los dem√°s por sole√°‚ÄĚ, afirma. Hay un sentido de apropiaci√≥n sobre uno de los estilos m√°s jondos del baile y categ√≥ricamente repite: ‚Äúme gusta bailar por todo, pero me identifico con esa. Mi sole√° va muy lenta, por eso el cantaor tiene que saber cantar muy bien para pod√©rmela hacer‚ÄĚ. Sus ojos me recuerdan a Lola Flores, su mirada penetrante intimida, estando frente a frente en la sala de baile, d√≥nde poco despu√©s, llegar√°n sus alumnas.

 

¬ŅC√≥mo compone sus bailes?

‚ÄúHay una estructura, una parte del baile que est√° montado. Dentro de all√≠ cuando me da la inspiraci√≥n sale, surge. Yo no soy una bailaora de t√©cnica, soy bailaora de arte y temperamento. Sabes que los artistas tenemos d√≠as buenos, d√≠as regulares y d√≠as malos, por eso hay que tener una estructura, porque no todos los d√≠as te llega la inspiraci√≥n‚ÄĚ.

 

Sus predecesoras, las bailaoras anteriores a su generaci√≥n, se especializaban en un solo estilo. Ahora, las m√°s j√≥venes, bailan por todos los palos ¬Ņqu√© piensa al respecto?

‚ÄúYo, desde que empec√© me preocup√© por saber todo el flamenco. Yo bailo por todos los palos. Cuando se hace un espect√°culo no se baila solo por sole√°, te imaginar√°s‚ÄĚ. Ya distendida sobre su silla y como si lo estuviera bailando empez√≥ a hablar de los bailes. ‚ÄúHay que hacer seguiriyas, tarantos, buler√≠as, alegr√≠as, ca√Īas‚Ķ Lo que pasa es que antes, las m√°s antiguas, se especializaban en un solo estilo, trabajaban con el palo de cada una, que era el bueno, simplemente porque no hab√≠a tiempo y escog√≠an el baile que les ven√≠a bien‚ÄĚ.

 

Actualmente en los festivales se ven bailaoras muy j√≥venes, cada vez son menos las maestras que act√ļan ¬Ņa qu√© se debe?

‚ÄúNo es que no haya espacio. Lo que pasa es que cuando una tiene un nombre, las cosas te quedan peque√Īas y tienes que ir eligiendo lo que mejor te queda. No puedo estar ensayando tres meses para actuar un d√≠a. En la Bienal nadie gana dinero, por eso no quiero hacerlo‚ÄĚ.

 

¬ŅC√≥mo es un d√≠a en la vida de una bailaora flamenca?

‚ÄúSoy madre, abuela, bisabuela. Me gusta salir, llevar a los nietos a comer fuera e ir al parque. Soy muy, muy, casera‚Ķ y tengo mis ensayos‚ÄĚ, dice refiri√©ndose a las clases. ‚ÄúSoy muy aficionada al arte, cuando hay cosas que merecen la pena, voy‚Ķ‚ÄĚ

 

Perteneci√≥ a una generaci√≥n de transici√≥n, en los a√Īos ‚Äô80 ¬Ņc√≥mo se trabajaba en esa √©poca y c√≥mo era el trato por ser mujer y gitana?

‚ÄúYo he tenido mi libertad restringida, pero no he sentido nada. Hay lugares donde se puede ir y lugares donde no se puede ir. Yo he ido a todos los sitios acompa√Īada de mis padres. No he tenido ese problema‚ÄĚ. Algo de la pregunta la incomod√≥. Yo quer√≠a saber c√≥mo era ese ambiente machista del flamenco en √©pocas en que una mujer llevaba adelante una compa√Ī√≠a. Algo de lo que aun hoy d√≠a no se puede hablar con libertad en Andaluc√≠a.

 

¬ŅQu√© le gustar√≠a dejar a las nuevas generaciones?

‚ÄúLa pena que tengo, es que no se preocupan del arte. Y el consejo que doy, es que no todo es pies‚ÄĚ, se√Īala refiri√©ndose al exceso de zapateos de los bailes hoy. ‚ÄúEs arte, personalidad, majestad, que no lo hacen. Que se preocupen en conocerse a s√≠ mismos para sacar lo mejor que hay dentro, y que no desvirt√ļen. Que los bailes se hagan como se tiene que hacer‚ÄĚ. En√©rgica, sentencia: ‚Äúpreocuparse por la estructura del cuerpo y de los brazos‚ÄĚ.

Sin lugar a dudas, a la maestra no le falta energ√≠a, actualmente est√° trabajando en el proyecto de su propia Fundaci√≥n Manuela Carrasco, que trabajar√° para que el flamenco no se pierda. Que se respete lo que ella llama la tradici√≥n. Habr√° charlas, cursos, conferencias de cante, baile y toque. ‚ÄúEstamos luchando por lo que es el flamenco de verdad, en s√≠, no queremos que se pierda.‚ÄĚ

¬ŅY qu√© se est√° perdiendo Manuela?

‚ÄúUn ejemplo: se est√° perdiendo la bata de cola, la peina [peineta], el mant√≥n, el respeto al p√ļblico. Si se empieza por tangos, se termina por tangos, no por seguiriya. Hay m√ļsicas que enriquecen al flamenco, y hay m√ļsica que lo destruye. Hay que amar el flamenco. Amar‚ÄĚ.

Art√≠culo anteriorFeliz Fin de A√Īo
Artículo siguienteLa CNDC se Reinventa
Gabriel Vaudagna Arango
Gabriel Vaudagna Arango, M√°ster en Flamenco (UGR); Lic. en danzas, profesor de danzas espa√Īolas e investigador. Responsable de la columna de flamenco en Balletin Dance desde 2013. Ha publicados cuatro libros de danza: Apuntes de clases, la danza espa√Īola y el baile flamenco (2013) Post Flamenco, vanguardia y ruptura en el baile (2015), Peque√Īos Di√°logos sobre el flamenco (2017) Declarado de inter√©s Nacional por la presidencia de la Naci√≥n, Habitar la danza (2018). Es jurado en eventos de danzas de todo el pa√≠s y dicta cursos y talleres de flamenco y folklore espa√Īol. La Embajada de Espa√Īa le otorg√≥ un reconocimiento en 2005 por su labor de difusi√≥n cultural.