Toros, flamenco y tabancos, una visita obligada por Jerez

0
40
Mercedes Ruiz lleva consigo el arte de Jerez, como símbolo de su propia danza. Foto: Frédéric Thomas

Durante el invierno las calles de Jerez están un poco desoladas. El frío hace que haya menos ambiente, sólo algunos Tabancos [1] tienen programación regular de flamenco. Pero promediando febrero y previo al Festival, comienza a calentarse el ambiente

 

Las peñas vuelven a programar actividades, el Centro de Documentación del Flamenco inicia unas jornadas de flamenco y educación, con mesas redondas y ponencias entorno a las prácticas docentes en colegios primarios y secundarios.

Empiezan a llegar extranjeros que se quedarán las dos semanas del Festival de Jerez. Los artistas que no fueron convocados al encuentro oficial preparan su propuesta paralela: es el octavo año que se realiza Jerez Off Festival, que en 2019 estará dedicado a Diego Carrasco un personaje rebelde del flamenco. Su sede será La Guarida del Ángel que incluye en su programación, a las escuelas de baile locales con actuaciones todos los días a las 17 hs, y luego, espectáculos profesionales a las 19, 21 y 23 hs.

Por otro lado, la sección oficial, en su vigésimo tercera edición, ofrecerá una nutrida cartelera junto a diversas actividades, entre ellas Tauromaquia. Hace treinta años el maestro de la guitarra Manolo Sanlúcar creaba esta obra trascendente para el flamenco y su instrumento. Narra la historia del toreo, o del toro y su destino, desde la “nacencia”, tema que inaugura el disco, hasta la salida triunfal del torero. Incluso allí ha participado el propio Diego Carrasco.

La bailaora jerezana Mercedes Ruiz, junto a su compañero, el guitarrista Santiago Lara, tomaron aquella obra para diseñar una nueva puesta en escena como un sentido homenaje al maestro de la guitarra, que ha sido presentada en la Bienal de Sevilla con notable éxito. Entre los ensayos, al regreso de sus actuaciones en Francia, Mercedes Ruiz se hizo un momento para dialogar con Balletin Dance.

 

La mayoría de tus trabajos son creaciones propias, o compartidas con Santiago Lara, por qué eligió Tauromaquia para esta creación?

“Santiago Lara tenía en mente tocar la obra de Manolo y hablando, los dos dijimos ‘y ¿si ponemos coreografía?’. Luego de varias reuniones con Santiago y Paco López -director de escena- fuimos a pedirle permiso al maestro. El disco dura unos 40 minutos y teníamos que hacer un espectáculo de una hora y veinte, más o menos. Le llevamos el guión-libreto y a él le pareció una buena idea. La elegimos porque, aunque tenga 30 años, es la obra maestra de la guitarra flamenca. Los flamencos tenemos que tener presente, siempre, esas piezas al igual que se hace con la música clásica”.

 

¿Cómo fue la composición coreográfica?

“El discurso coreográfico está basado ciento por ciento en la música. Pero también tiene un desarrollo propio de acuerdo al guión-libreto de Paco López. No sólo habla del mundo taurino, también habla de los conflictos de la naturaleza del ser humano”.

 

¿Qué piensa sobre el universo del toreo y de qué manera aparece en la danza?

“Evidentemente el mundo de la Tauromaquia se basa en el arte. La obra del maestro Manolo Sanlúcar capta todo ese arte y esa belleza que lo envuelve. Y yo me he basado en eso, hemos querido reflejar lo más precioso de este mundo”.

 

Mercedes Ruiz es una bailaora con un amplio recorrido en la danza, extensa trayectoria y formación, desde sus inicios en las agrupaciones de Manuel Morao y Gitanos de Jerez, hasta integrar las compañías de Antonio El Pipa, Eva Yerbabuena y Andrés Marín. Ganadora de varios galardones importantes como el Festival de Córdoba y el premio jóvenes de la Bienal de Sevilla, desde 2003 tiene su propia compañía, con la que realiza giras por todo el mundo. Pero sobre todo, ella lleva consigo el arte de Jerez, como huella, o símbolo, de su propia danza.

 

¿Cuánto hay de verdad o de mito, sobre las diferencias que existen entre las bulerías de los barrios jerezanos de Santiago y las de San Miguel?

“Aunque parezca extraño hay mucha diferencia. Las bulerías de Santiago son más rítmicas y ‘cortas’, mientras que las del barrio San Miguel son más para escuchar, como diría Agujetas [famoso cantaor jerezano], se puede decir que son menos bailables que las otras, pero igual de flamenquísimas. Yo soy de la plazuela del barrio de San Miguel”.

 

¿Cuándo visitará Argentina?

“Me encantaría ir a Argentina, nunca he estado. Si me invitan, allí estaré”.

Mientras la bailaora regresa a su ensayo en San Miguel, yo me voy andando hacia el Tabanco a beber un vinito de Jerez.


[1] Tabanco: pequeño almacén de venta de vino suelto. Antiguamente las bodegas llevaban el excedente de producción para su venta, que era comprado por la mayoría de las clases populares, y entre copa y copa se armaba una juerga. Poco a poco fueron ganando popularidad y sumaron shows flamencos. Actualmente hay unos 19 tabancos en Jerez, pero durante el invierno solamente los tres del centro (el Pasaje, la Feria y la Cruz Vieja) mantienen una función al medio día y por la noche.

Artículo anteriorEl Gran Presente de María Celeste Losa
Artículo siguienteNahuel Vega. Vocación y Voluntad
Gabriel Vaudagna Arango
Gabriel Vaudagna Arango, Máster en Flamenco (UGR); Lic. en danzas, profesor de danzas españolas e investigador. Responsable de la columna de flamenco en Balletin Dance desde 2013. Ha publicados cuatro libros de danza: Apuntes de clases, la danza española y el baile flamenco (2013) Post Flamenco, vanguardia y ruptura en el baile (2015), Pequeños Diálogos sobre el flamenco (2017) Declarado de interés Nacional por la presidencia de la Nación, Habitar la danza (2018). Es jurado en eventos de danzas de todo el país y dicta cursos y talleres de flamenco y folklore español. La Embajada de España le otorgó un reconocimiento en 2005 por su labor de difusión cultural.