Emblema de la Argentinidad

0
36
El gaucho Martín Fierro con el poder del ritmo. Foto: Alejandro Carmona

El Choque Urbano presenta Fierro en el Galpón de Guevara, basado en El Gaucho Martín Fierro (La Ida) de José Hernández, espectáculo en que el grupo se reinventa para potenciar su propuesta

 

Fierro es una experiencia que permite reencontrarse con la cultura nacional, y vivenciarla hoy a través de la música, el movimiento, la actuación y las palabras. Estrenada en 2018, se está presentando los viernes y sábados en el Galpón de Guevara y como en todos sus espectáculos logra despertar en el público las ganas de bailar como nunca. La composición musical contiene influencias de electrónica, hip hop, folklore, cumbia y música clásica, mientras que la coreografía (de Ayelén Ramírez, con asistencia de Analía Guzman) está nutrida por diferentes lenguajes como la danza contemporánea, house, afro, tango y folklore.

Analía Gonzalez es la directora coreográfica de El Choque Urbano. En el año 2000 viajó a Nueva York donde conoció a la compañía Stomp: quedó fascinada. Al regresar, junto a Manuel y Santiago Ablin, decidieron dar comienzo a un grupo que pudiera generar un espacio creativo y laboral, teniendo como referente a dicha compañía. Esos fueron los primeros pasos de El Choque Urbano. “No hubiese imaginado que se convertiría en una compañía que ya tiene 18 años, con la que recorrí tantos países. Aún me supera cuando me siento a pensar en lo vivido. El Choque es una experiencia única, difícil de explicar”, señaló la coreógrafa en diálogo con Balletin Dance.

 

¿Cómo nace Fierro?

“Hace años Manuel [Ablin] tenía la idea de trabajar sobre el Martín Fierro, pero con Santiago no nos sentíamos atraídos con la propuesta. El 2018 fue un año muy duro a nivel laboral para la compañía y sacar una nueva obra era una urgencia. Ahí apareció nuevamente la idea de Manuel y apostamos. Fue un proceso largo, difícil. Desde gente que se bajó sobre la marcha, a otros que confiaban ciegamente. Pero sobrevivimos los que estamos hoy y amamos hacer Fierro. Eso se ve en cada función, admiro profundamente a mis compañeros. La obra se ha convertido en un refugio y una forma de decir lo que nos pasa y lo que sentimos”.

 

¿Cómo conviven textos de nuestra identidad folklórica con las danzas y géneros musicales del ‘ahora’?

“Por suerte hoy hay una gran apertura a la diversidad de lenguajes. El Choque siempre se caracterizó por eso, tanto musicalmente como en el movimiento. Los bailarines provienen del folklore, el hip hop y el contemporáneo y esa es mi mayor inspiración y herramienta para los montajes, ellos y su forma de sentir el movimiento. Los lenguajes conviven y se nutren. La poesía gauchesca es maravillosa y en el Martín Fierro puede plasmarse en un 6×8, como en una base electrónica, hip hop, o un tema de Chopin. Lo mismo sucede con el movimiento. Correr esos riesgos sin temor a equivocarse es lo más precioso de esta propuesta. En esa libertad reside mi felicidad como trabajadora del arte y en compartirla con un equipo que piensa igual. Trabajar sin juicio ni prejuicio, siendo fiel al proyecto y agradeciendo siempre a las personas que confían en el. Creo que ese es el secreto de sostenerse en el tiempo”.

Artículo anteriorNuevos Retos
Artículo siguienteCarrera Vertiginosa
María Belén Arendt
Autodidacta. Estudiante de Lic. en Gestión Cultural de la UNDAV. Bailarina y docente de Hip Hop. Fotógrafa. Cursó Diplomatura en Operador Socio-Terapéutico en SEDRONAR. Colabora en organización de eventos culturales. Activista de la Cultura Hip Hop. Creadora del proyecto editorial Conexión Urbana Argentina.