Argentinos en el exterior

0
82
John Neumeier y Ciro Mansilla

Por el Mundo

Julio Bocca, dedicado exclusivamente a la docencia y a la preparación de bailarines, se comunicó con Balletin Dance con motivo de nuestro 25º aniversario. Liberado de las obligaciones que lo ataban a una residencia, retomó sus habituales viajes por todo el planeta.

“Yo viajando…” señala como si fuera una novedad en su vida. “Estuve en el Ballet de Berlín ahora en Portugal y luego viajaré a Alicante”.

Su agenda combina los grandes escenarios de ballet internacionales con pequeñas escuelas privadas de las provincias argentinas. “Estaré en el Chaco, luego voy a Monterrey”, continúa intentando recordar todos los aeropuertos en los que le tocará aterrizar.

Poco después trabajará como maestro de compañía, nada menos que para el Bolshoi Ballet de Moscú, para continuar en Corea, Pekín, Orlando y New York. Luego de un mes en el Australian Ballet “con nueva producción de Sylvia” regresará a nuestro país para trabajar en San Juan y Salta. “Está por confirmarse la Escuela de la Ópera de París y por ahora es lo que recuerdo hasta fin de octubre. Ahhh y claro: el Ballet Nacional de Uruguay”.

Para finalizar el genial bailarín volvió sobre el aniversario de esta revista: “Besos y felicidades. Fuerza para seguir ok”.

 

Rusia

Iñaki Urlezaga, también retirado de los escenarios como bailarín, se encuentra “arrancando feliz una nueva etapa desde el otro lado de los escenarios!”. Nada menos que en San Petersburgo, coreografiando una nueva producción en homenaje a Alexander Pushkin (en el 220º aniversario de su nacimiento), que se estrenará en diciembre: La Dama de Pique. Con música de Piotr Ilich Tchaikovsky, la obra se estrenará en el Teatro Alexandrinsky, luego en el Mariinsky y finalmente en el Bolshoi de Moscú.

“¡La vida siempre me sorprende! ¿Qué más podría pedir?” dice Urlezaga, que poco antes de llegar a Rusia, pasó una temporada en Italia, para comenzar a trabajar con el quipo artístico, integrado por Ezio Frigerio (escenografía), Franca Squarciapino (vestuario) y Andrian Fadeev (ex primera figura del Teatro Mariinsky y director del Yacobson Ballet).

 

Maestro Aquí y Allá

Alejandro Parente, recientemente retirado del escenario como bailarín, está abocado exclusivamente a su labor docente. Había comenzado con esta nueva profesión hace ya varios años en la escuela de ballet del Teatro de Viena (Austria).

En lo que va del año ha impartido clases en el Teatro Colón “agradecido siempre con el teatro y sus artistas de todos los tiempos”, pero también en el Royal Ballet de Londres, donde “se siente la familia teatral y la pasión para que el arte y el saber, fluya por sus venas!”. Luego estuvo en el Ballet de la Opera de Roma y en La Scala de Milán. Allí recordó junto a Liliana Cosi (ex etoile del elenco), a Esmée Bulnes, “su maestra. De la generación dorada de la Scala que venía de Argentina”, dice Parente. Juntos repasaron las páginas del libro escrito tan maravillosamente por Enrique Honorio Destaville (Balletin Dance, 2010).

Sus próximas clases serán en Osaka y Tokio en junio.

 

Alemania

Ciro Mansilla, nombrado solista del Stuttgart Ballet (apenas un mes después de haber sido contratado como cuerpo de baile), ha encarnado a Armando, de La Dama de las Camelias, a fines del mes pasado. Preparado por su autor, John Neumeier, el joven entrerriano de 25 años, había integrado las compañías del Ballet Metropolitano de Buenos Aires, el ballet de Iñaki Urlezaga y el ballet del Sodre de Montevideo (Uruguay).

La noche del estreno, Marcia Haydée (la primera Violeta de Neumeier) viajó al viejo continente para verlo en su debut.