Cuerpo e Intemperie

0
49
Montaldo volando/cayendo su equilibrio desde/hacia Censi y Tetsolín. Foto: Pigu Gómez

En el diccionario de la Real Academia Espa√Īola (RAE), la entrada ‚Äúintemperie‚ÄĚ se define como ‚Äúdesigualdad en el tiempo‚ÄĚ y, a rengl√≥n seguido, se agrega la locuci√≥n adverbial ‚Äúa la intemperie‚ÄĚ, signific√°ndola como ‚Äúa cielo descubierto, sin techo ni otro reparo alguno‚ÄĚ. No dice nada m√°s

 

En El Extranjero, la compa√Ī√≠a Terceto present√≥ Recorte de Jorge C√°rdenas Cayendo, espect√°culo de acrobacia y danza dirigido por Juan Pablo G√≥mez.

En el programa de mano se ofrec√≠a una m√≠nima referencia a C√°rdenas: ‚ÄúJorge C√°rdenas fue el primer herido durante la represi√≥n de diciembre del 2001‚ÄĚ. Tambi√©n se pod√≠a leer: ‚ÄúLa imagen de su cuerpo sobre las escalinatas del Congreso de la Naci√≥n fue el disparador de esta obra √ļnica y comprometida con la historia contempor√°nea de nuestro pa√≠s‚ÄĚ.

En efecto, ‚ÄúC√°rdenas fue baleado dos veces, una en la ingle con un balazo que le perfor√≥ la arteria femoral y otra en la pierna, de donde le sacaron un proyectil de 9 mil√≠metros‚ÄĚ (P√°gina12, 18/02/2011). El 20 de diciembre de 2001, varios medios de prensa lo dieron por muerto. Sin embargo, atendido en el Hospital Ramos Mej√≠a, sigui√≥ con vida.

Rescatar ese momento infausto de nuestra historia, recortarlo, como fue recortado en esa fotograf√≠a (que, como gustan decir los periodistas, dio la vuelta al mundo), inevitablemente lleva a considerar d√≥nde y c√≥mo estamos, qu√© atravesamos historiando(nos), qu√© persiste y qu√© cambia en nuestro tiempo. O, tambi√©n, uno puede mirar a otra parte, como pareciera hizo el ex presidente Fernando de la R√ļa[1], habitando otro espacio, otro tiempo distinto, desigual.

Pero, la desigualdad de C√°rdenas, en esos momentos de represi√≥n brutal, fue padecer. En esa l√≠nea se instalan G√≥mez y la compa√Ī√≠a Terceto.

En una escena pelada, con solo un carro de supermercado y un panel en que se proyectaban im√°genes documentales de aquella represi√≥n, los int√©rpretes (Pablo Censi, Florencia Montaldo y Patricio Testol√≠n) fueron sumando paulatinamente intensidad y variaciones a la construcci√≥n de un derrotero tr√°gico. Las secuencias agregaban, yuxtapon√≠an fragmentos cada vez m√°s veloces, m√°s peligrosos, m√°s violentos a medida que se acercaba lo que fue el desenlace: cay√≥ el panel de proyecci√≥n y apareci√≥, tendido en el piso, desarticulado, herido, el cuerpo de un hombre: ‚ÄúC√°rdenas‚ÄĚ. Porque, en un tiempo equivocado o desigual, se cae, y, como ocurre en toda tragedia, lo tr√°gico es inevitable.

La excelente performance acrobática puso, en función, cuerpos en equilibrios difíciles, voladas y caídas de vacío a vacío, imágenes concretas y a la vez metáforas de quienes intentan pelearla por lo suyo, a la intemperie, en tiempos difíciles reclamando por lo justo. A esto se aunaron desarrollos de acciones y expresiones expectantes, que presentaban miedo y alerta sin exageración (particularmente notable en Montaldo), entramando el discurrir de esos cuerpos expuestos en un tiempo equivocado.

Recorte de Jorge C√°rdenas Cayendo, por saltos de historia contempor√°nea del pa√≠s, trayendo aquellos sucesos de 2001 a hoy, actualiz√≥ que lo desigual es medular, pol√≠tica y jur√≠dicamente central. ‚ÄúDonde hay poca justicia es peligroso tener raz√≥n‚ÄĚ, dec√≠a Quevedo. La intemperie es donde son y est√°n, donde habitan y transcurren los cuerpos y sus voces, las personas y sus reclamos.

[1] NdR: Fernando De la R√ļa: 15/09/1937 – 09/07/2019