Julio Balmaceda

0
628
Julio Balmaceda

Julio Balmaceda muri√≥ el 15 de noviembre de 2019. Referente del tango-baile, considerado uno de los maestros m√°s importantes del mundo debido a su estilo y pedagog√≠a √ļnicos.

Aprendi√≥ sus primeros pasos de tango de su padre, el legendario Miguel Balmaceda, y durante muchos a√Īos lo acompa√Ī√≥ y ayud√≥ en sus pr√°cticas.¬†Luego de su muerte en 1991, Julio se hizo cargo de las clases en las escuelas de tango m√°s prestigiosas de Buenos Aires. En 1993 abri√≥ el Parakultural con Omar Viola y en 1995 fue invitado a participar en la pel√≠cula Evita de Alan Parker. Fue considerado el milonguero m√°s joven de su √©poca.

Comenz√≥ su carrera profesional en 1996 junto a Corina De La Rosa, liderando las nuevas tendencias del tango junto a la elegancia tradicional del tango de sal√≥n.¬†Combinaban fluidez, sutileza, energ√≠a y din√°mica.¬†Fueron la pareja solista de la Color Tango Orchestra.¬†En 1998, formaron parte de la exitosa producci√≥n de Broadway Forever Tango (nominado al Premio Tony por La mejor coreograf√≠a).¬†En 1999, fueron invitados a bailar en el Carnegie Hall de Nueva York, junto a Gary Burton, Pablo Ziegler y Paquito D¬ī Rivera, en homenaje a Astor Piazzolla.

En 2008 coreografió su propio programa Corazón a Corazón en Tarbes, Francia. Durante 2011, interpretó y coreografió el musical Tita, una Vida en Tiempo de Tango dirigido por Nacha Guevara en Buenos Aires y fue nominado a los Premios ACE como coreógrafo de musicales. En 2013, participó en el espectáculo Tango Tranzas en Sydney, Australia. Desde 2003, fue jurado del Festival y Mundial de Tango de Buenos Aires.

Comenzó a bailar con Virginia Vasconi en 2015, juntos crearon un particular estilo que combinaba elegancia con técnica, y elasticidad con fuerza.

Dijo Andrea Castelli: “Es un día triste para el tango y su danza de todos los tiempos, se fue Julio Balmaceda. Junto a Corina De La Rosa formaron una de las parejas del más sólido estilo tanguero que a la vez, renovó no solo las pistas, sino la escena de nuestro baile.
Es triste cuando muere un bailar√≠n. Es dif√≠cil imaginar la quietud, el descanso en los cuerpos de quienes bailan y nos elevan con su danza. Lo veremos siempre con su aplomo, en sus maravillosos giros, su inigualable pisada y en los ojos de su Alma‚ÄĚ.