Durante los viernes de noviembre, diferentes artistas del movimiento corporal y de la música se reunieron en el en el marco del ciclo The Meeting Point. El encuentro permitió observar la magia de la composición instantánea y las capacidades de cada intérprete para exponerse a este desafío

 

The Meeting Point nació hace 14 años en Ámsterdam (Países Bajos) de la mano de y el músico Marcos Baggiani. La bailarina recordó esos tiempos junto a Balletin Dance. “Ambos estábamos formándonos en la universidad de artes donde teníamos clases de experimentación. Nos interesó el trabajo interdisciplinario y nos dimos cuenta de que la única manera de desarrollar la capacidad de improvisar y componer en el momento, era haciéndolo frente a un público.” Así, buscaron un espacio escénico que les permitiese desarrollar ese trabajo. “Vimos un laboratorio de música electrónica y pensamos que también podíamos hacer un evento similar con danza y jazz. Logramos montarlo. El director de este espacio quedó conforme con el resultado y se empezó a realizar habitualmente”. Actualmente dicho ciclo continúa en Ámsterdam bajo el nombre de Monday Match.

Este tipo de plataforma se trasladó a nuestro país este año, coordinado por Valeria Primost, una de sus creadoras, junto a . Fueron ellas las encargadas de la selección de los artistas que participaron del ciclo, y aunque no a todos los invitados los conocían personalmente, sabían que sus búsquedas en el movimiento se relacionaban con la improvisación y la creación espontánea.

En cada encuentro, los asistentes pudieron observar improvisaciones en las que primaban las relaciones entre cada intérprete, la interacción del movimiento con la música y el espacio, la energía y la exploración continua de un hilo conductor creado en el momento, en escenas efímeras, que lograban ser sostenidas (o no), gracias a las capacidades de los artistas. El ciclo es un desafío para quienes son llevados a escena, puesto que deben estar abiertos a las propuestas, ser receptivos al contexto y al público. No es tarea fácil de realizar en el escenario, improvisar, estar en el aquí y ahora. Según Valeria Primost “este trabajo requiere de una capacidad de no adelantarnos a los hechos, ya que esto es lo que nos permite estar disponibles para lo que el momento requiera. Estar presentes nos permite ser permeables y estar entregados. Esa entrega es la que desafía la técnica del artista, que debe disponerse a responder de algún modo a lo impredecible, y para esto no puede tener una respuesta preparada sino que descubrirla sobre la marcha”.

Algo muy peculiar, pero de esperarse, fue que tanto público como artistas en escena, eran compañeros dentro de las artes escénicas contemporáneas y la improvisación, lenguaje a veces poco comprendido. La intención de las organizadoras a futuro es que The Meeting Point pueda trasladarse a audiencias disímiles. “Nuestra meta es seguir desarrollando el evento, para ofrecer el espacio a los artistas y dar la oportunidad a un público más general de aprender sobre este tipo de propuestas”.

COMPARTIR
Artículo anteriorManuel de Falla
Artículo siguientePreguntando a la muerte
Facundo Nahuel Aguirre Fernández
Egreso en como periodista en el año 2013 de la Universidad Católica de Santiago del Estero. Trabajo en la revista empresarial Panorama jujeño del año 2012 al 2014. Colaboró en revistas culturales como Circo Cromático, Danza Europa y Américas y Giro Cartelera. Desde 2014 escribe en la revista Balletin Dance. En 2015 colabora como asistente de prensa para el grupo Una Constante. Recibe su formación como bailarín de estudios como Nuevo estudio Danza y FACE.