Profetas Lejos de Casa

0
330

Con viento a favor, las argentinas Souhair Nemesis y Brenda Diaz, saben c√≥mo navegar con estilo propio el Nilo turquesa, sin obviar las tradiciones egipcias. Dos generaciones, la misma danza y sue√Īo: danza √°rabe en tierras fara√≥nicas

 

El Cairo, La Meca de la danza del vientre, es tan diferente a su Argentina natal, como los egipcios tan distantes en gustos y cultura. Vivir de la danza en uno y otro no se asemeja en casi nada. ¬ŅSer√° que bailar con m√ļsicos en vivo cada noche en un hotel cinco estrellas, un restaurante flotante en el Nilo, dar clases en ingl√©s o √°rabe, te hace olvidar el dulce de leche? ¬ŅSer√° que compartir tu danza en festivales internacionales de Europa y Asia, tener tu m√ļsica especialmente compuesta y participar de video clips y pel√≠culas de cine y tv, substituye el asado de (del) domingo con la familia?

Souhair Nemesis es la profesional argentina que primero supo vivir en Medio Oriente, en los ‚Äė90. Volvi√≥ a casa como profesora, due√Īa de restaurant y productora del programa de cable Marhaba, para volver a emigrar a su amado Nilo, donde se dedica a recibir estudiantes, organizar viajes y galas. Es hace diez a√Īos profesora del primer festival de danza de Egipto Ahalan Wa Sahlan. La Faraona, como es llamada en tierras porte√Īas, incluso se luce actoralmente en una obra teatral.

En el país que desarrolló esta danza, las bailarinas extranjeras, por un lado son criticadas por no expresar la esencia oriental. Y por otro, son aclamadas por la excentricidad y la innovación que traen. Desde sus comienzos, a principio del siglo XX, El Cairo vio llegar de otras latitudes intérpretes para el Raks El Sharky (danza oriental, en árabe). Existen quienes las reciben sorprendidos y orgullosos porque su arte tiene expansión mundial, pero también aquellos que prefieren lo autóctono, o los que consumen danza sin ver con buenos ojos a sus profesionales (que no estarían satisfechos si alguien de su familia se dedicase a ello).

Brenda D√≠az se especializ√≥ en danza del vientre, form√≥ su escuela, se estableci√≥ como bailarina del extinto restaurant Al Shark y viaj√≥ a estudiar al pa√≠s de las pir√°mides en dos oportunidades. En 2014 fue la √ļnica latinoamericana seleccionada para Rakeesa, concurso televisivo liderado por la diva Dina Talaat, en el que finaliz√≥ en quinto lugar ganando muy alta estima para el p√ļblico egipcio conocedor. Act√ļa en videoclips e incluso particip√≥ all√° en una pel√≠cula. Sin duda su estilo moderno, con movimientos y trajes osados, est√° de moda dentro y fuera de Egipto.

Nuestras representantes coinciden en que esta profesión en Egipto tiene otras improntas y se encargan de achicar la frontera aprendiendo todo lo que pueden del pueblo y los artistas. La opinión que tienen de la danza y las bailarinas las clases sociales bajas (cercana a la prostitución), es completamente antagónica a la de la alta sociedad, donde nuestras artistas son verdaderas estrellas.

Aun as√≠, hay que atender las normas locales y siempre que se pueda, volver al terru√Īo a tomar unos mates.

Art√≠culo anteriorSantiague√Īos
Artículo siguienteNuevas Conducciones
Paula Lena
Licenciada y profesora de Historia ‚Äď PUC Minas Gerais, Brasil. Estudi√≥ danza cl√°sica, contempor√°nea, danza teatro, composici√≥n coreogr√°fica, tango y actuaci√≥n. Desde 1989 dedicada a la danza del vientre y danzas orientales folkl√≥ricas femeninas, formada por maestros nativos de Medio Oriente. Practica Giro Sufi desde 2006 y desde 2009 es disc√≠pula de la Orden Suf√≠ Naqshabandiya. Dicta talleres en su propio estudio y en Brasil, Uruguay, Chile, Portugal y Espa√Īa. Ha publicado art√≠culos en diferentes medios gr√°ficos y digitales, sobre su investigaci√≥n en historia y t√©cnica de la danza √°rabe femenina.