CincoViajeras.ar

0
174
María Eugenia Moore, Nieves di Cesco, Malena Raventós, Luisana Alvarez Ricciotto, Noemí Martínez Giovanetti

Cinco señoritas hicieron las valijas, vieron artistas exóticos, comieron sentadas en el suelo, caminaron por los mercadores árabes e hicieron fortuna

 

María Eugenia Moore (San Martín de los Andes), Nieves di Cesco (Cipoletti), Malena Raventós (Neuquén), Luisana Alvarez Ricciotto (San Martín) y Noemí Martínez Giovanetti (Banfield), son bailarinas, profesoras y organizadoras de eventos nacionales e internacionales. En algún momento les fue imprescindible viajar emulando a Isabelle Eberhardt o a Lady Mary Wortley Montagu, antiguas viajeras en Oriente.

Las sureñas empezaron por el marco de un festival de danza oriental. Moore y Raventós, se escapaban de las salas del hotel cinco estrellas donde se alojaban europeas, americanas y asiáticas, para recorrer las calles de El Cairo y descubrir la verdad de esa ciudad enigmática. Al término del evento, Moore, se fue a recorrer la vieja ciudad, el sur del país, Alejandría y tomar real contacto con la vida egipcia. En su viaje, Raventós optó por el recorrido faraónico que le interesaba hacía rato; mientras que di Cesco en su primer viaje (hizo tres para recorrer cinco capitales) percibió durante las clases que había ido a tomar, que afuera había algo más y extendió su pasaje, mudándose a una casa del centro. Nile Group, Crazy Nights, Ahlan Wa Sahlan son los festivales a los que las bailarinas patagónicas acudieron respectivamente. Los mismos, ofrecen a estudiantes foráneas, la posibilidad de tomar clases (con profesores egipcios, de la región y occidentales), convivir, asistir a espectáculos e incluso concursar, todo dentro del hotel. Pero estas intrépidas mujeres no se satisficieron con ese paquete para “caras pálidas”. Cada una a su manera lo sabía: había más en las calles, en los colores del mercado, en el trato con las personas comunes, en el tráfico, en la historia viva del país que da origen a esta danza.

Nuestras viajeras quedaron cautivadas por como los docentes enseñan desde otro lugar, desde el sentir la música, la expresión, la imaginación, la comunicación. Di Cesco cuenta de un quiebre entre el festival y el afuera, de esa calle llena de sonidos y olores particulares, de la hermandad femenina, de la música en lo cotidiano. Moore, tuvo la impresión de estar en otro planeta: el idioma, las ropas, la calidez humana. Raventós se vio en un caos mágico, llegando a entender la danza con los cinco sentidos.

De esa misma necesidad de entender, de profundizar en la cultura que origina las danzas estudiadas, la certeza de las distancias geográficas y culturales, la inquietud y curiosidad; es que dos mujeres bonaerenses también armaron sus maletas. A Martínez Giovanetti, su necesidad de estudiar cultura, Islam, música (no solo danza) la llevó a Marruecos, Turquía, Túnez y Egipto. Donde encontró en el contacto directo con los nativos, tanto situaciones edificantes como desesperanzadas. Similar fue la experiencia de Alvarez Ricciotto en norte de África, adonde fue a buscar joyería (su segunda actividad) y a sorprenderse. De la posición de la mujer en la sociedad, las penurias económicas, el trato dual con extranjeros y una cultura rebosante de significados, la hospitalidad e informalidad de profesores y artistas, de la vida misma; diferente en todo a la nuestra, dan cuenta nuestras aventureras.

 

Las cinco bailantes volvieron con exceso de equipaje. Mucho que revisar y transformar. Coinciden que su forma de actuar, enseñar, investigar, de qué poner en escena, de pensar la danza; ha tomado otra dimensión.

¿El pasaporte? siempre a mano, claro.

Artículo anterior¡Finalmente He Amado Tanto a Los Ingleses!
Artículo siguienteDefender el Legado
Paula Lena
Licenciada y profesora de Historia – PUC Minas Gerais, Brasil. Estudió danza clásica, contemporánea, danza teatro, composición coreográfica, tango y actuación. Desde 1989 dedicada a la danza del vientre y danzas orientales folklóricas femeninas, formada por maestros nativos de Medio Oriente. Practica Giro Sufi desde 2006 y desde 2009 es discípula de la Orden Sufí Naqshabandiya. Dicta talleres en su propio estudio y en Brasil, Uruguay, Chile, Portugal y España. Ha publicado artículos en diferentes medios gráficos y digitales, sobre su investigación en historia y técnica de la danza árabe femenina.