Argentinas for Export

0
519
Georgina Villar: del Gran Buenos Aires a bailar en fiestas de alta sociedad en India. Denise Simón: desde Rosario, baila todas las noches en un hotel de cinco estrellas

La Historia se Repite de Maneras Curiosas

En el periodo entre las Grandes Guerras, Egipto vio llegar a sus escenarios, j√≥venes europeas, que con la decadencia de algunos pa√≠ses, intentaban suerte en latitudes ex√≥ticas. Fueron con un bagaje cultural que chocaba con las costumbres egipcias. Y aunque eran a√Īos de una supuesta apertura a occidente, nadie se libraba de pasar alg√ļn malentendido

 

Casi un siglo despu√©s, mucho m√°s ocurre en tierras del este. Argentina que supo ser el granero del mundo, ¬°ahora exporta bailarinas de danza √°rabe! La danza oriental, en los llamados a√Īos dorados, se form√≥ con la influencia de occidente: sus teatros de variedades, gram√≥fonos y salas de cine. Hoy en d√≠a los pa√≠ses que originan esta danza ven proliferar latinoamericanas y rusas, que por temporadas presentan la danza local.

Las amantes de la danza oriental, tienen como sue√Īo visitar y por qu√© no, bailar en un pa√≠s de Medio Oriente. A algunas el sue√Īo se les cumple.

Denise Sim√≥n explic√≥ a Balletin Dance que antes de su primer viaje, se inform√≥ sobre vestuarios, estilos musicales y actitudes durante la danza, tomando clases con bailarinas que ya hab√≠an tenido la experiencia. Pero lo que le sirvi√≥ realmente fue estar ah√≠, interactuar con m√ļsicos, managers y p√ļblico. Especialista en el estilo liban√©s de danza del vientre, Sim√≥n sabe que su p√ļblico y empleadores piden una forma muy espec√≠fica de danza y de comportamiento en los hoteles cinco estrellas donde se presenta. Y es que, en Jordania, Dub√°i o L√≠bano, esos son los √°mbitos de la danza profesional. Gusta un baile muy energ√©tico, con referencias fuertes al folklore local, m√ļsicas t√≠picas, interacci√≥n con los espectadores, pero presentado por una belleza ex√≥tica de est√©tica muy cuidada.

Para Georgina Villar, quien está en su segundo viaje a India, bailando danza oriental en fiestas de la alta sociedad y eventos empresariales; a diferencia de su colega, trabajar allí fue una oportunidad sorpresiva.

Las dos entrevistadas tienen experiencias muy similares en cuanto a las dificultades del principio. Diferencias en las relaciones sociales entre hombres y mujeres, los sabores de la comida, las normas de vestimenta. Ambas acuerdan en la hospitalidad del pueblo y la proximidad y complicidad que encontraron en mujeres y ni√Īos. Sim√≥n que baila todas las noches en un hotel, al tener tiempo libre pudo aprender el idioma, intercambiar con nativos, bordar trajes nuevos, aprenderse canciones y danzas tradicionales. Villar teniendo presentaciones en fiestas, festivales y eventos, conoci√≥ varias ciudades indias y a muchas colegas rusas y ucranianas.

La primera, oriunda de Rosario (Santa Fe), la segunda de Gregorio de La Ferrere (Buenos Aires), se fueron solas a la aventura de bailar en un pa√≠s oriental. Ambas muy precavidas, contrato en mano, referencias m√ļltiples, mucho entusiasmo. El trabajo es duro, pero ampliamente satisfactorio y enriquecedor en lo personal y/o art√≠stico.

No fueron las primeras; se cree que todo empez√≥ con una convocatoria realizada por Osvaldo Brand√°n (m√ļsico) y Shayma (bailarina), en el a√Īo 2008. Contamos hoy con un par de argentinas (Marilyn Barrios y Bel√©n Millan) que tienen su propia empresa de contrataci√≥n de bailarinas para los pa√≠ses del Golfo, L√≠bano e India; y Mariela Ledesma que trabaj√≥ all√≠ y eventualmente hace contactos entre managers orientales y bailarinas argentinas. Porque lo diferente llama la atenci√≥n en cualquier tierra. A los adinerados indios, les resulta atractivo una bailarina de piel y cabellos claros; y a los √°rabes, una mujer voluptuosa y occidental, bailando, no los conflict√ļa tanto como si fuese una bailarina aut√≥ctona.

Idiosincrasias aparte, las bailarinas argentinas son solicitadas por su profesionalismo y disposición a aprender todo lo referente al país que las recibe. Si bien mucho de lo que llevan en sus maletas es la ilusión de Las 1001 Noches, y lo primero que encuentran es el inevitable choque cultural, ellas vuelven con un aprendizaje y comprensión de ese otro mundo, que ahora es real y mucho más cercano.

Artículo anteriorLa Tempestad
Artículo siguienteDesde Jerez de la Frontera
Paula Lena
Licenciada y profesora de Historia ‚Äď PUC Minas Gerais, Brasil. Estudi√≥ danza cl√°sica, contempor√°nea, danza teatro, composici√≥n coreogr√°fica, tango y actuaci√≥n. Desde 1989 dedicada a la danza del vientre y danzas orientales folkl√≥ricas femeninas, formada por maestros nativos de Medio Oriente. Practica Giro Sufi desde 2006 y desde 2009 es disc√≠pula de la Orden Suf√≠ Naqshabandiya. Dicta talleres en su propio estudio y en Brasil, Uruguay, Chile, Portugal y Espa√Īa. Ha publicado art√≠culos en diferentes medios gr√°ficos y digitales, sobre su investigaci√≥n en historia y t√©cnica de la danza √°rabe femenina.