La Tempestad

0
149
Destacado cuerpo de baile para una obra fascinante. Foto: Carlos Furman

El miércoles 14 de noviembre, el Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín reestrenó La Tempestad, una adaptación de la obra de William Shakespeare con coreografía de Mauricio Wainrot y música de Philip Glass, vestuario y escenografía de Carlos Gallardo e iluminación de Eli Sirlin

Esta no es la primera creación de Mauricio Wainrot sobre obras literarias, recordamos sus memorables versiones de Ana Frank y Un Tranvía Llamado Deseo, labor que realiza con solvencia. Y en este caso, también, logra plasmar acertadamente la historia de Shakespeare.

El relato coreográfico posee tal coherencia, que no es necesario haber leído el libro para comprender lo que sucede entre Próspero, Duque de Milán, poseedor de grandes conocimientos, y mago, y su hermano Antonio con su cómplice Arturo, Rey de Nápoles. Juntos condenan al destierro a Próspero junto a su hija Miranda. Con sus poderes mágicos creará una tempestad para atraer a la isla a sus enemigos: Fernando, hijo de Alonso; Trínculo, el bufón; Esteban, el borracho; Antonio con dos hombres de su cortejo; y Alonso que cree haber perdido a su hijo Fernando en el naufragio. Sobre el final Próspero sorprende a todos sus enemigos, pero no es tiempo de venganza, sino de reencuentros, al ver el amor que se profesan Miranda y Fernando, y descubrir su capacidad de perdonar.

El trabajo de reposición realizado por Andrea Chinetti y Miguel Ángel, no es menor y respetó el espíritu de la coreografía. En cuanto a los bailarines, sería injusto nombrar a los protagonistas, porque toda la compañía fue fiel intérprete de La Tempestad, poniendo de manifiesto no sólo su alto nivel técnico, sino algo más importante y no tan fácil de conseguir: su espíritu de cuerpo.

Artículo anteriorJóvenes Creativos
Artículo siguienteArgentinas for Export
Alicia Muñoz
Alicia Muñoz, Profesora Universitaria en Danza, dirige desde 1997 la colección Balletin Dance Didáctico “Compartiendo Ideas” de la editorial Balletin Dance. Publicó los libros “Cuerpos Amaestrados vs. Cuerpos Inteligentes”, “Caos o Planificación” y “La evaluación en la Danza, Mucho más que poner una nota” también publicó artículos pedagógicos y criticas de danza en diarios de Argentina, Brasil y Venezuela. La utilización de los centros de energía, como generadores del movimiento lo viene desarrollando desde la Escuela de Danza Jorge Donn y en las jornadas de actualización pedagógica presenciales o por e-learning, que dicta actualmente. Por su trayectoria artística y pedagógica ha recibido numerosas distinciones de entidades oficiales de Brasil y de Argentina.