Inicio de Temporada

0
49
El Carbonero es una obra llamada a permanecer en el repertorio de la compa√Ī√≠a. Foto: Carlos Furman

El Ballet Contempor√°neo del Teatro San Mart√≠n, dirigido por Andrea Chinetti y Miguel √Āngel El√≠as abri√≥ su temporada 2019 el mes pasado con dos obras muy dis√≠miles en tem√°ticas y logros

 

El espectáculo comenzó con la obra de Leonardo Cuello El Carbonero-Pinceladas sobre Quinquela, que hace referencia a la vida del destacado pintor argentino Benito Quinquela Martín. Con una estructura sólida, la pieza logró ambientar no sólo el Riachuelo, sino la temática de su acervo: el puerto, los estibadores, los mascarones de proa, a través de un tango estilizado que logró mantener su esencia.

Rodrigo Etelechea, como Quinquela Martín; Boris Pereyra, como el padre adoptivo; y Daniela Lopez e Ivana Santaella, como madre adoptiva y madre angelada respectivamente, pusieron todo su talento y técnica al servicio de los personajes. Pero además, sería injusto no resaltar el trabajo de los bailarines como Trabajadores del Puerto y Mujeres de la Boca.

Fue la primera vez que presenci√© que un espect√°culo de danza, que no fuese ballet, arranca aplausos bien cerrados durante su desarrollo. Sin dudas, El Carbonero es una obra llamada a permanecer en el repertorio de la compa√Ī√≠a.

Luego de un breve intervalo, Andrea Cervera, present√≥ Mirame, Estoy Dejando de Ser yo. En un lenguaje corriente, se podr√≠a decir que ella no acert√≥ en el clavo con esta propuesta. La obra comenz√≥ con un bailar√≠n haciendo piruettes de danza cl√°sica, luego aparecieron d√ļos, tr√≠os, grupos y alg√ļn que otro solo, en lenguaje contempor√°neo, para finalizar con un cambio de indumentaria y m√ļsica popular tocada en vivo por Bife, un d√ļo de cantante y guitarrista.

Salir de uno, dejar de ser, es un cambio m√°s profundo que modificar la ropa y el tipo de m√ļsica: la core√≥grafa no quiso, o no pudo, profundizar su propuesta acerca de dejar de ser yo. Ni siquiera la bajada de los int√©rpretes a la platea, bailando esa m√ļsica popular, moviliz√≥ al p√ļblico presente.

Aunque al finalizar se escucharon v√≠tores provenientes de algunos j√≥venes, el aplauso generalizado del p√ļblico fue para la actuaci√≥n de los bailarines, que mantienen un alto nivel t√©cnico e interpretativo, merced al trabajo de sus directores.

Artículo anteriorCiencia Ficción Remixada
Artículo siguienteDestacado
Alicia Mu√Īoz
Alicia Mu√Īoz, Profesora Universitaria en Danza, dirige desde 1997 la colecci√≥n Balletin Dance Did√°ctico ‚ÄúCompartiendo Ideas‚ÄĚ de la editorial Balletin Dance. Public√≥ los libros ‚ÄúCuerpos Amaestrados vs. Cuerpos Inteligentes‚ÄĚ, ‚ÄúCaos o Planificaci√≥n‚ÄĚ y ‚ÄúLa evaluaci√≥n en la Danza, Mucho m√°s que poner una nota‚ÄĚ tambi√©n public√≥ art√≠culos pedag√≥gicos y criticas de danza en diarios de Argentina, Brasil y Venezuela. La utilizaci√≥n de los centros de energ√≠a, como generadores del movimiento lo viene desarrollando desde la Escuela de Danza Jorge Donn y en las jornadas de actualizaci√≥n pedag√≥gica presenciales o por e-learning, que dicta actualmente. Por su trayectoria art√≠stica y pedag√≥gica ha recibido numerosas distinciones de entidades oficiales de Brasil y de Argentina.