País en Crisis

0
133

El mes pasado, dos sectores importantísimos para la cultura nacional convocaron a conferencias de prensa para alertar sobre el estado crítico que atraviesan, las artes escénicas y sus salas teatrales, y el mundo editorial con sus librerías

La Asociación Argentina del Teatro Independiente (Artei), que congrega a 90 espacios teatrales, donde se ofrecen alrededor de 700 funciones semanales, eligió Timbre4 para dar cuenta de algunas estadísticas reales, alarmantes. Explicaron que la situación de emergencia y precariedad por la que atraviesan, mucho depende de los organismos encargados de resguardar a la actividad (Instituto Nacional del Teatro y ProTeatro de la ciudad de Buenos Aires) fundamentalmente a través de subsidios, cada vez menores y pagados fuera de término.

La realidad muestra aumentos en los servicios públicos (electricidad, agua y gas) que llegan al 300 %, con saltos inflacionarios en alquileres, expensas e impuestos, que hacen imposible seguir sosteniendo estos espacios, donde además se ofrecen cursos y talleres.

Los directivos de Artei el mes pasado en conferencia de prensa. Foto: gentileza de la Asociación

 

Por otro lado, las librerías de todo el país están en estado de alerta por los cambios tributarios que se deslizaron en la Ley de Presupuesto 2019 (votada en diciembre del año pasado). Allí, siguiendo indicaciones del Fondo Monetario Internacional, se realizaron ciertas modificaciones en la Ley del Impuesto al Valor Agregado (IVA) que modifica en mucho al mundo editorial (entre tantos otros rubros).

Así, el último día de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, se realizó una conferencia de prensa para explicar el peligro de extinción de las librerías argentinas, de acuerdo a cómo quedó redactada la ley. Todas las asociaciones vinculadas con el mundo editorial estuvieron presentes, y explicaron que pareciera ser más bien un desacierto de redacción más que una intención de ignorarlas. Ciertamente en este aspecto la ley resulta algo confusa y en algún punto podría decirse que contradictoria.

Tratando de ser lo más breve y clara posible, la cuestión es que las librerías serían a partir de ahora las únicas que paguen IVA dentro de la cadena de producción y distribución de los libros. En el mismo país donde está fijado por ley que el libro debe venderse al mismo precio en todo el territorio nacional, daría como resultado algo así como que cada librero deberá pagar de su bolsillo por cada libro que venda. El problema se agrava en las provincias, porque además de impuestos locales, el precio de los fletes, llega a ser algunas veces incluso más caro que los mismos libros.

Carlos Alberto Morón, Joaquín Gil Paricio, José Roza, Ecequiel Leder Kremer y Antonio Dalto en conferencia de prensa. Foto: gentileza de la organización

 

Las revistas culturales, como Balletin Dance, también han perdido su condición de tal, en la nueva ley del IVA. Si bien en una parte señala que toda la cadena de producción, comercialización y distribución de publicaciones periódicas estarán exentas de este gravamen, a continuación explica que si la distribución la realiza una empresa contratada por la editorial deberá pagar 10,5 % de IVA, y que además la venta de espacios publicitarios dentro de las revistas estará gravada con diferentes alícuotas de acuerdo a la facturación anual total de la empresa editorial. El mínimo: facturar 21 millones de pesos al mes…. A las claras se evidencia que las pequeñas y medianas empresas ya ni siquiera existen.

Además, el 7º informe del sector, elaborado por la Asociación de Revistas Culturales Independientes de Argentina (Arecia) resulta bastante desalentador. Allí se señala, que este es un “sector fundamental en la vida pública del país y que hoy atraviesa una de las crisis más feroces de la que se tenga memoria”. Descargalo aquí: https://balletindance.com/septimo-informe-rci/

El séptimo informe del sector de revistas culturales argentinas es bastante desalentador

 

Con el cierre de emprendimientos enmarcados dentro de estos tres sectores, se perderá una parte importante de nuestra cultura nacional, tan propia de nuestra idiosincrasia, y por supuesto será difícil encontrar pluralidad de voces (la industria se concentrará en los más poderosos). Sin embargo, al cierre de la presente edición de Balletin Dance, muchos se encontraban esperanzados, como señaló Ecequiel Leder Kremer (Librería Hernández y Fundación El Libro): “tenemos que tomar conciencia que hay mucho que perder y esa pérdida es de muy difícil recuperación. Confiamos en que exista una instancia de reflexión, porque apelamos a una voluntad política por sobre los detalles de las redacciones técnicas. Estamos a tiempo de solucionarlo”.

Por último, y siempre tratando de mantener la síntesis extrema, se agregaron el mes pasado (retroactivo a enero) cambios en los impuestos a las importaciones/exportaciones, que incluyen los servicios ofrecidos a través de internet. La mayoría de estas importaciones (Spotify, Facebook, Netflix, Amazon) se pagan con tarjeta de crédito que serán las encargadas de retener el 21 % (ya debe haberlo visto usted en su resumen de cuenta). También lo veremos reflejado en nuestra contabilidad, quienes exportamos gracias a la modalidad on-line. Eso sí, quienes estén inscriptos en IVA, podrán tomarlo como pago a cuenta, ya que se constituirá como crédito fiscal al mes siguiente.

Desde enero las compras realizadas on-line (en el exterior), cuentan con el 21 % de IVA

 

Dicen los especialistas, que no es fácil explicar a un extranjero el sistema tributario argentino. Según el Instituto Argentino de Análisis Fiscal, la Argentina está entre los países con mayor carga tributaria del mundo, que llegará este año al 33,2 % del PBI. Por ejemplo, aquellos alimentos que tributan todos sus impuestos llegan a tener hasta un 42,3 % de su precio final destinado al fisco. En otros artículos fabricados en la Argentina el porcentaje destinado a impuestos puede llegar hasta el 50 % de su valor de venta. Existen más de 160 impuestos vigentes en nuestro país.


Asociación Arte y Cultura

En un comunicado firmado por su presidente, Juan Lavanga, la Asociación Arte y Cultura anunció el cierre obligado de su sede académica desde el 1º de julio, una institución con más de 30 años de una trayectoria impecable, para contribuir al desarrollo y profesionalización de la danza y el ballet en la Argentina.

Transcribimos aquí algunos fragmentos. “Como todo tiene un principio, también tiene un final… y éste es un final de ciclo y tarea cumplida”. Por el Estudio Arte y Cultura “han pasado notables maestros y han surgido brillantes alumnos, que hoy engalanan prestigiosas compañías nacionales e internacionales”.

También desde su creación la Asociación viene realizando tareas de producción que continuará en esta nueva etapa, con compromisos ya fijados para el año próximo y 2021.

La Asociación continuará trabajando con la producción. En la foto, elenco completo del ballet infantil Coppelia y Swanilda que se presenta los domingos a las 11 hs en Ciudad Cultural Konex. Foto: Antonio Fresco

“La situación actual, insostenible, para la cultura en general, nos hace tomar esta determinación, y no es por falta de alumnado”, es que el aumento desmesurado en los servicios de electricidad, gas, agua y ABL hacen que resulte imposible mantener el Estudio. “La Institución ha otorgado desde su creación 487 becas de estudio”. Poco después, su presidente refuerza: “nunca atravesamos nada como éste momento, del cual nadie en el país es ajeno”.
Por último aseguró de manera auspiciosa que los maestros del estudio pasarán a dictar clases en diferentes ámbitos de la ciudad. “Para todos un gran abrazo y nuestro agradecimiento. Todo fluye dicen los hindúes… seguiremos trabajando con todo el amor que siempre hemos puesto en nuestras tareas para lograr que Argentina salga adelante”.