Tiempos de Repertorios Eclécticos y Resultados Alentadores

0
88
Los Caballeros de la Tempestad por la Cie Ladainha. Foto: Carlos Villamayor

Una nueva edición de Danzar por la Paz, propuesta benéfica, fundada y dirigida artísticamente por Leonardo Reale, y Unicef como motor de la iniciativa, tuvo durante treinta días un despliegue inusual. Las ciudades argentinas de Córdoba, Buenos Aires, Rafaela, Rosario y en São José do Rio Preto (San Pablo, Brasil) fueron las sedes elegidas para un intenso trabajo con logros de alta performance

En su sexto año consecutivo, Danzar por la Paz no detuvo un instante sus objetivos: generar un espectáculo coreográfico capaz de convocar a artistas de diferentes latitudes, ser un vínculo directo con un público asistente que colabora con los niños y jóvenes del mundo a través de Unicef e instaurar definitivamente una impronta propia, en la que un minucioso programa artístico va más allá de la reunión de más de un centenar de intérpretes. Leonardo Reale, conocedor de los escenarios en su carácter de bailarín y coreógrafo, va en busca de cada detalle en los repertorios, la selección de los artistas, la logística, la iluminación, el Danzar en su dimensión integral.

La temporada 2019 trajo un período agosto/septiembre a un ritmo vertiginoso y Balletin Dance fue el único medio que lo cubrió en su totalidad. Representantes de más de 30 compañías nacionales y del exterior desarrollaron un serie de programas que incluyeron un ida y vuelta permanente entre lo clásico, contemporáneo, el tango y el folklore, que dio como resultado actuaciones sustentadas en performances equilibradas, en algunos casos con desempeños de altísimo nivel.

Con una “rutina” establecida para cada presentación, hubo homenajes a figuras de la disciplina: Olga Ferri, Tatiana Fesenko, Jorge Tomin, Ana Botafogo, María Lourdes de Almeida y Cleyde Lerro Filiage, al Consejo Argentino de la Danza y el ya habitual Himno de la Paz en el trabajo de exponentes locales de las ciudades elegidas para las funciones.

Enumerar cronológicamente el itinerario del repertorio cumplido sería una tarea compleja, extensa y no funcional a lectores y editores. Por ello, más allá de citar a quienes comprometieron e hicieron presencia, es indispensable una síntesis con los puntos artísticos más salientes de esta iniciativa que va camino a formar una identidad de espectáculo de interacción entre la producción propia de música y coreografía, con temáticas que aborden los problemas y la coyuntura de la niñez y juventud. Es un nuevo enfoque para un Danzar que avanza en forma ininterrumpida desde 2014 y que comenzó en la presente temporada en Miami y ocupó luego el escenario de los teatros Libertador de Córdoba, San Martín de Buenos Aires, Lasserre de Rafaela y Astengo de Rosario en nuestro país, y cerró en el Paulo Moura de Sao Jose do Río Preto en San Pablo (Brasil).

La edición trajo títulos y actuaciones destacables. Con un enfoque de aires renovadores para las compañías nacionales, tuvieron una noche impecable La Casa de los Padres con la Compañía Danza Viva de la siempre talentosa coreógrafa Cristina Gómez Comini; Lo que Tenía que Ser del fantástico Grupo Cadabra dirigido por Anabella Tuliano; IN2 con los solistas Daiana Ruiz y Gabriel Bucher; Pulsión de la Compañía de Danzas Juvenil San Martín conducida por Marcela Jiménez y Matías Goldín; Forsisson del Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín guiado por Andrea Chinetti y Miguel Ángel Elías; Primavera. El Primer Atardecer y la Luna de la Compañía Independiente de Danza de Erika Zimmerman y Los Hijos de los Días de Vendaval de la Compañía de Danza a cargo de María Paz Meza. Niño Tierra de Guido de Benedetti, aportó el primer paso para dar la identidad propia a la propuesta a cargo del libro, la puesta en escena, la composición e interpretación musical con la temática de paz, niñez y juventud. Las visitas internacionales presentaron trabajos impactantes, originales y de perfección coreográfica: de Francia, la increíble Cie Ladainha con Los Caballeros de la Tempestad (Armando Pekeno y Michelle Brown en carácter de directores) y de Brasil, Sr. Will de Giro 8 Cía. de Dança (Elaine Cruz).

De nuestro país hubo desempeños impecables en diversos repertorios de los bailarines Gabriela Alberti, Macarena Giménez y Maximiliano Iglesias (Teatro Colón), Romina Panelo y Esteban Schenone (Teatro Argentino de La Plata), Carolina Basualdo, Manuel Martínez, Antonela Silva y Matías Santander (Ballet del Sur de Bahía Blanca), como también del Ballet Oficial de la Provincia de Córdoba dirigido por Marcelo Mangini y el Ballet Federal de Ricky Pashkus.

Cierre en Brasil

El periplo de este Danzar por la Paz 2019 finalizó en el Teatro Paulo Moura de São José do Rio Preto (San Pablo). Allí se vieron trabajos coreográficos de alto vuelo: el de Adressa Miyazato (Ilha desconhecida), el de la argentina radicada en San Pablo Irupé Sarmiento que descolló con Bubble Hart y Acaso, el de la Virtual Companhia de Dança que dirige con sapiencia Marcelo Zamora (Manhá de Carnaval y Re-Uniao) y el de la primera bailarina brasileña Claudia Mota, de gran técnica y personalidad, con su Muerte del cisne y Giselle (junto a Marcos Silva). Interesante la propuesta Atelíe Cie Ladainha diseñada por Michelle Brown.

Danzar por la Paz 2019 (Argentina y Brasil)

Seminario de Danza Nora Irinova, las compañías Cordobesa de Danza Contemporánea, Danza Viva, Giro 8 Cia. de Dança, de Arte Buenos Aires, Juvenil de Danzas San Martín, CEM en movimiento, Independiente de Danza, Vendaval, Cie. Ladainha, Koi Ballet, IDAM, de la Provincia de Salta, Municipal de la Ciudad de Córdoba, de la Universidad Nacional de Cuyo, del Sur de Bahía Blanca, Oficial de la Provincia de Córdoba, de los teatros Colón y Argentino de La Plata, Contemporáneo y Taller de Danza del Teatro San Martín, Latinoamericano de Rosario, Grupo Cadabra, Escuela Nacional de Danzas Aída Mastrazzi, Coro Nacional de Niños, Prácticas Escénicas de Danza Folklórica Isabel Taboga, Virtual Companhia de Dança, y los bailarines Gabriela Alberti, Daiana Ruiz, Gabriel Bucher, Andressa Miyazato, Claudia Mota, Irupé Sarmiento y Marcos Silva.

Artículo anteriorUn Artista Versátil
Artículo siguienteConstruyendo Puentes
Marcos Napoli
Egresado de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata, es en esa institución, a través de concurso abierto y de oposición de antecedentes, profesor adjunto del Taller de Producción Gráfica I Cátedra II y dicta el seminario El lenguaje periodístico gráfico: estrategias de escritura para su interés y efecto. Lleva más de tres décadas de trabajo en el Teatro Argentino de La Plata, en el que tiene a su cargo el Archivo Histórico Artístico. Asimismo, cuenta con una vasta trayectoria en la docencia universitaria, investigación, redacción y edición de publicaciones en su especialidad, la música clásica.